Feed on
Posts
Comments

A los que navegamos por la vida
en barco con timón, vela y seguro,
ansiando la esperanza de un futuro
que el barco a todo el mundo dé cabida.
A quienes esperamos la venida
de un gran sol que ilumine ya lo oscuro,
aunque nos haga ver lo crudo y duro
de una falsa familia fratricida:
Esta noche recibe el anfitrión
que por nosotros da su vida entera,
y quinta singladura en oración,
es hito de la NAO en su carrera,
para hacer comunión, no confusión,
pues sólo hay un barco, no patera.

N.A.O. V,I.
Desparrama-miento

Le llamaban la loba, la huesera,
de huesos, lobo y hombre libre hacía,
pues igual componía anatomía,
que hacía revivir la calavera.
Todo esto no es un cuento, no es quimera:
los hombres, los cristianos de hoy en día,
vivimos sin sentir la compañía
del cercano, lejano, dentro o fuera.
Hay generosidad en dar la vida
en aquello que veo bueno y siento
e igual que yo se nombra y apellida.
Mas hago realidad con ello el cuento
al no dar a otros huesos acogida…
no sólo desparramo, también miento.

N.A.O. V,II.
Con-fusión

¿Es cuerpo muchos huesos en cajón
que a todos, aun distintos, da cabida?
No sirve, está a la vista, esta medida
cuerpo no es estar junto, es otra unión.
Pues cuando se produce la extracción
yo digo que mi hueso, mi partida,
es la única verdad, camino y vida
y así construyo sólo confusión.
Si exclusiva bandera yo enarbolo,
subrayo sobre todo el apellido,
y es igual ir contigo que andar solo,
confusión la produce mi partido,
que puede ser de Cefas o de Apolo.
¿Acaso no está Cristo dividido?

N.A.O. V,III.
Entendi-miento

La búsqueda de Espíritu da fruto
si no es sólo invocar, algo arbitrario,
sino es imprescindible y necesario
ser ofrenda en altar cada minuto.
Al mensaje de Dios rindo tributo
siendo real en mi, no imaginario,
por eso tanto hueso, tal muestrario,
revive para honrar al Absoluto.
El sol está apuntando en la alborada,
quien la dio, también hoy nos da la vida,
ya está la calavera bien armada,
por la vida y el sol se consolida,
de amar en libertad queda enterada,
y, cual Jesús, hacerlo sin medida.

N.A.O. V,IV.
Com-unión

Ya podemos vivir alegremente,
nos lo ha hecho el Espíritu posible:
los huesos ya son cuerpo indivisible,
no en sueño o utopía, mas presente.
Ante una humanidad triste, sufriente,
no se puede quedar nadie impasible;
mundo nuevo y feliz, real, visible,
es buscar la unidad de lo existente.
Ha de ser principal actividad
a partir de este día que alborea,
que vivamos en clave de unidad,
y en comunión de fe, vida, asamblea,
construiremos la Nueva Humanidad,
humanidad que grita: ¡Así sea!

Deja un comentario

Subscribe without commenting