Feed on
Posts
Comments

Canto, idea, palabra que pronuncio
sin que en mí, como quiera, se hagan vida
no hay que darles tan fácil la salida
pues a otros, sí, y a mí nunca denuncio.

A vivir sin sentido hoy renuncio
y así a la Humanidad le doy cabida
mato en mí al hermano fratricida
y a todos buena nueva les anuncio.

Aquí sí es aceptada la ambición,
hay que multiplicar semilla santa,

y sembrar por doquier sin condición
piedra, cardos, o al lado de una planta

o en esta noche de Arte y Oración
en la que a su Raíz la Vida canta.

N.A.O. VII,I.
1º Ideas

Mi conciencia pequeña y no confiada
no ha de quedar al pairo de la gente
guiada del más mínimo aliciente
igual sigue que inventa su coartada.

Y espera ilusionada la alborada
de un día en que proclame abiertamente
que su afán en buscar sólo la fuente
que sabe siempre está tras su fachada.

La idea que yo tengo de infinito
es reflejo del Dios en el que creo

o carne de prisión, puro delito,
convierto al mismo Dios conmigo en reo,

o muestra del Amor de Dios bendito
del que ya sólo soy su cireneo.

N.A.O. VII,II.
2º Vida

El Dios que hace a su pueblo la promesa
de ir siempre con él en el camino
dice aceptar también mismo destino
y comer y beber en misma mesa.

Al pueblo le sorprende dicha empresa
y, en vez de ser en Dios pueblo divino,
se entrega hasta el más bajo desatino
y es él quien le da a Dios la gran sorpresa.

El amor del buen Dios mueve de nuevo
esperando a su plan den acogida,

y tomándole al último el relevo
a Dios ofrece al pueblo la subida,

y el pueblo, que soy yo, su plan repruebo
y opta por esta vida y no la Vida.

N.A.O. VII,III.
3º Siembra

Dios puso en cada hombre su simiente
en mí también, por tanto, está sembrada;
sólo falta regar cada jornada
y ser con tal semilla consecuente.

Consecuente seré si hago presente
y de lleno en mi vida doy entrada
respondiendo fielmente a su llamada
de buscar y buscar sólo la fuente.

La semilla en la fuente da su fruto
y si el fruto en la fuente se embellece

se regalan recíproco tributo,
pues el fruto continuamente crece

y la fuente, al ser el absoluto,
en el fruto por siempre permanece.

N.A.O. VII,IV.
4º Cosecha

La respuesta de Dios a su alianza
en la historia y el tiempo tiene efecto
haciendo realidad su gran proyecto
que hasta entonces era sólo una esperanza.

A quien su imagen era y semejanza
lo rodeó y dotó del tal afecto
que hecho uno a su Hijo predilecto
viva para su amor y su alabanza.

Y desde aquel entonces esta vida
hecha para dar fruto y abundante

si está del mismo Amor también herida
se hace con el Camino caminante,

a sólo la Verdad le da cabida
y su vida a la Vida es semejante.

Deja un comentario

Subscribe without commenting