Feed on
Posts
Comments

Sangre y agua le brotan del costado,
ante el empuje y brecha de la lanza;
ya muerto da su máxima enseñanza,
su amor, que es el Dios, nos ha salvado.

Con agua inaugura su reinado,
quien así ha vivido en la esperanza
que también a su imagen, semejanza,
demos lección de amor, mas no al dictado.

Ya estás muerto y te sale un agua viva,
con tu palabra y vida consecuente,

para que yo te sea alternativa,
también dé de beber a mucha gente,

permanente caudal que sólo estriba,
en seguirte y ser sólo tú mi fuente.

N.A.O. XII,I.
Sólo tú mi fuente… en la fuente.

De un Padre y una madre hemos nacido,
y empezado el camino de esta vida,
sabiendo que no es todo bienvenida,
puesto que al bien, el mal se le ha añadido.

Vida que sólo tiene su sentido
y alcanza plenitud total, cumplida,
cuando el alma de Dios está ya herida,
y es sólo amor de Dios cada latido.

Llamado a ser humano y ser divino,
cuidar que circunstancia y accidente,

ni ganen ni me impidan hilar fino,
y siendo con tu esencia coherente,

del comienzo al final de mi camino,
mi fuente tenga en ti sólo la fuente.

N.A.O. XII,II.
Sólo tú mi fuente… en el río.

El río es el camino, es la vida
que no para y descansa en hospedaje,
y sólo ha de admitir el caudillaje
de quien de un pleno amor sea la medida.

Y así desde el comienzo, de partida,
no permita que nadie me aventaje,
siendo igual mensajero que mensaje,
de un amor que es comida y es bebida.

Soy un río que no tiene afluente,
e ir solo al mismo mar me desafío;

de quedarme sin agua soy consciente,
si del cauce que soy me desvío;

mas siendo de mi río tú su fuente,
tu fuente se hace una con mi río.

N.A.O. XII,III.
Sólo tú mi fuente… en el mar.

Si el mar es una fuente, es infinita,
que agua y más agua sólo mana,
y siendo dulce y fresca la fontana,
la sed de todo el mundo siempre quita.

Mar y fuente de amor conciertan cita,
y ninguna en amor a la otra gana,
tienen agua que sacia, crece y sana,
y nunca una a otra se limita.

Al ser agua de amor no es diferente,
y ambas quitan la sed de modo estable;

no hace falta al beber un recipiente,
habiendo siempre más agua potable,

el agua de ese amor se hace torrente,
porque son mar y fuente inagotable.

Deja un comentario

Subscribe without commenting